Albariño

Inicio




En 1988, la creación de la D.O. Rías Baixas fue decisiva para dar el espaldarazo a un movimiento renovador en un viñedo histórico. Afrontó el reto de elaborar y comercializar un vino que debía recuperar su buen nombre y abrirse un hueco en el mercado. El tiempo ha demostrado los aciertos y hoy se sitúa claramente entre los vinos de prestigio, basándose en la variedad autóctona que ha vuelto a recuperar terreno.

El Consejo Regulador D.O. Rías Baixas tiene actualmente su sede en el Palacio de Mugártegui en la Plaza de la Pedreira en Pontevedra.

La D.O. comprende cuatro subzonas claramente separadas entre sí: El Valle del Salnés, al norte, donde el viñedo se asienta en las suaves colinas de valle y cuyo centro es Armenteira, Barrantes y Cambados y, el Rosal, al sur en la desembocadura del río Miño, detrás del promontorio de Santa Tecla. Miño arriba y en su orilla derecha, está el Condado, cruzado a su vez por el río Tea, afluente del primero y, por último, Soutomaior en el fondo de la ría de Vigo.

Durante el año 2006 se ha comercializado 14.997.593 litros de vino, más de 20 millones de botellas. El producto amparado por Rías Baixas se vende en su totalidad embotellada, por lo que cuando se habla de litros se podría hacer indistintamente de botellas.

En la última actualización con motivo de la vendimia estaban inscritos en Rías Baixas un total de 6.307 viticultores, 182 bodegas, y una superficie de 3.200 hectáreas formadas por 19.209 fincas.

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rías Baixas es consciente del trabajo que debe realizar en imagen, promoción y márketing tanto en los mercados nacionales como en los internacionales y se incidirá en crear valor de marca para Rías Baixas y asentarlo como un vino de gama alta.

Estados Unidos es el principal cliente del exterior para Rías Baixas, con más de un millón de litros vendidos. Le siguen mercados potenciales tan interesantes como Alemania, Puerto Rico, Suiza y Bélgica. Destacan los crecimientos de comercialización en Reino Unido, tradicional mercado para Rías Baixas, e Irlanda.

En Japón se desarrolló recientemente una acción de promoción, que resultó con un resultado excelente, y donde se comprobó que el vino albariño se integra muy bien con la comida japonesa.

En España se participa en ferias tradicionales e importantes para los vinos de Rías Baixas como Fenavin, el Salón Internacional del Vino o Gourmets.