Vilanova de Arousa


Un poco de historia

A pesar de su nombre, Vilanova, es lugar de antiguo, así lo demuestran los restos paleolíticos encontrados en la playa de las Sinas y los hallazgos de la Edad de Bronce localizados en Tremoedo y Baión. Existen restos de una cultura castreña en Quilme y Baión y de una romana, como los encontrados en la playa de los Bufos (Isla de Arosa) o el tesorillo de las 717 monedas de Tremoedo y el puerto romano de Pontearnelas. Tuvo mucha importancia en la historia de Vilanova el monasterio de San Ciprián del Calogo, que había sido fundado por San Fructuoso y del cual Alfonso II envió los primeros monjes para la custodia del sepulcro del Apóstol. A mediados del siglo IX el magnate Gundilano Gundesindez, dona al monasterio de "Callago", la iglesia de San Cornelio y San Cipriano, posesiones que serían confirmadas para la iglesia por Alfonso IV, en el siglo X. Con la desaparición del Coto del Calogo, el rey Alfonso VII (siglo XII) confirma las anteriores donaciones realizadas por sus antecesores a la iglesia de Santiago, con el nombre de tierras de "Villannovam". En el monte Lobeira se encontraba el Castro Lupario, en el que vivió la Reina Lupa. Fue el monte Lobeira escenario de luchas feudales en los siglos XII-XIII. Aún quedan vestigios de la antigua fortaleza de Doña Urraca, desde donde luchó contra el arzobispo Gelmírez y el conde de Traba. La antigua "Islae Petamion" (la isla de Arousa), fue presa codiciada de muchos, por sus riquezas y por su valor estratégico. Cederían este territorio insular al poderoso monasterio de San Martín Pinario (llamado de la Corticela), el obispo Sisénando y el rey Ordoño. En el año 930 se funda en la isla el monasterio de San Julián, que sería de provisión real y ordinaria y que pasados los años se arruinaría, siendo demolido. Con estos antecedentes no es de extrañar que Vilanova sea tierra de Torres y Pazos, entre ellos nombraremos los situados en Baión (pazos de Fontán y Cavido); y en la capital, Torre del Calogo, el palacio del Marqués de Bolaños, convertido en fábrica de salazón, y el pazo del Cuadrante, donde se cree nació Ramón Mª del Valle Inclán y donde realizó su primera obra "Femeninas". Casi nada resta de la fortaleza de Rúa Nova en András, que combatida y aniquilada en el siglo XV, quedó definitivamente convertida en pazo y que amayorazgan en 1740, don Miguel Inclán y doña Rosa Malvido. Rúa Nova tenía jurisdicción civil y criminal y derecho de asilo. Esta histórica casa perteneció a Antonia Inclán, casada con Pablo del Valle y Peña, sargento mayor de batallas. Su hijo fue Francisco del Valle-Inclán, fundador de la primera Biblioteca Pública Gallega y del primer periódico del país, llamado "El Cantón Compostelano". Desciende de esta familia el gran escritor Ramón Mª del Valle-Inclán, en cuya magnífica prosa palpita la vida y el ensueño de los viejos pazos. Recorramos brevemente la economía de esta bella tierra. La importancia de Vilanova como puerto pesquero es antigua, pues ya Molina en el siglo XVI dice que abastecía de pescado a toda Castilla. El gran auge de la pesca y de la industria del salazón que se desarrolla en el siglo XVIII se debe a las nuevas técnicas empleadas por los catalanes, que pronto implantarían 7 fábricas en esta comarca. Tenía Vilanova gran importancia como centro de reunión, ya en los años 1554 y 1656 se redactaron en la villa las primeras Ordenanzas de Pesca entre los regidores y procuradores de toda la ría. Tiene también esta tierra leyendas, como la de la romería de Santa Marta, a donde asistían las embarazadas, con empanadas para almorzar a orillas del río Umia, esperando que apareciese un viandante que le sirviese de padrino a la criatura que iban a tener, dicen que siempre era efectivo. Tierras donde vieron la luz por primera vez hombres de la talla de Ramón del Valle-Inclán, los hermanos Paco y Julio Camba y el compositor actual Francisco Rey Rivero, primer premio nacional de polifonía. En 1821 poseía la comarca tres Ayuntamientos: Vilanova, Baión e Isla de Arousa. Con la reorganización de 1931 se estableció la capital en Vilanova. En 1930 el Ayuntamiento tenía una población de 8.617 habitantes. Era una zona desarrollada con una fábrica de escabeche, 19 de salazón, 4 de conservas, 8 molinos harineros, una docena de comercios diversos, además de 3 fábricas de harinas, uno de confección, 50 tabernas y bodegones, 2 farmacias y 5 médicos. Además poseía una carroza, 4 barcos de pasaje y una motora. La capital era Vilanova y poseía una población de 1.930 habitantes y se veía superada en población por la Isla de Arousa con 2.085 hab. La capital poseía 2 escuelas nacionales de niñas y niños y una particular en el Pósito Marítimo. Tenía teléfono interurbano, 2 sociedades de recreo y un cine. Como nivel de vida, tenía un muelle pequeño pero bien construido, un extenso malecón y una plaza de abastos bien surtida. Su iglesia parroquial se encontraba alejada de la villa y estaba comunicada por un camino vecinal. Sus calles estrechas le daban el típico aspecto de pueblo marinero de la ría. Su presupuesto anual era de 49.000 pts.

 

 Un poco de historia
 El escudo
 Fotos de hoy
 Fotos de ayer
 Callejero
 Hoteles

 Apartamentos