Sanxenxo

Un poco de historia

En el municipio existen numerosos testimonios de la presencia de los primeros pobladores de estas tierras, en concreto en A Lanzada se han encontrado hachas pulimentadas del paleolítico, asi como otros vestigios posteriores. Sanxenxo forma parte del Salnés, topónimo que -según parece- deriva del latín saliniense, debido a las salinas explotadas desde época fenicia y romana hasta su cierre a mediados del siglo XVIII; entre otras destacaron las de Noalla y Vilalonga. El control y posesión de las yacimientos salinos se convirtió desde muy antiguo en el centro de las disputas territoriales. El rey Alfonso III donó las salinas a la mitra compostelana, y el obispo Sismando II adscribió hasta seis salinas a diversos monasterios. Es muy probable que A Lanzada fuese un punto avanzado de vigilancia para prevenir a la población de las incursiones normandas y vikingas, encendiendo grandes hogueras en la cumbre de una torre construida a tal efecto; estas señales eran inmediatamente vistas desde San Sadurniño de Cambados, que con el mismo sistema comunicaba con las Torres del Oeste, en Catoira, y así se alertaba con rapidez a la ciudad de Santiago de Compostela. La villa de Sanxenxo vivió su etapa de mayor esplendor a finales del siglo XVII y a lo largo de todo el XVIII, coincidiendo con el asentamiento de una clase señorial. En estos siglos la base económica se centraba en la pesca y la agricultura, y asi siguió hasta mediados de este siglo.

 Un poco de historia
 El escudo
 Fotos de hoy
 Mapa
 Rutas de Interior
 Hoteles